Luna Nueva

Tú rincón mágico

Ritual de San Juan

RITUAL DE SAN JUAN:

Siendo los días señalados como fiestas mágicas según nos plantea la tradición, como momentos del año en el que se abren ciertas “puertas” cósmicas en las que poderosas energías fluyen sobre la tierra y sus moradores. De esas puertas las más importantes son los dos solsticios, y el de San Juan, el más mágico. Para los celtas, su significado primordial era el de celebrar que el Sol se hallaba en su máximo esplendor. Mostraba su máximo poder a los hombres. Era el día que alcanzaba mayor plenitud al mismo tiempo, el día en que empezaba a decrecer hacia casi su muerte en el solsticio de invierno. La tradición eleva esta fecha al rango de uno de los mayores festivales del fuego, en la que las hogueras se encienden a modo de júbilo y expresión de alegría por la visión del sol en su máxima potencia. Las corrientes que fluyen sobre la tierra son aprovechadas por los magos para sus fines. Las hogueras son símbolos del astro diurno.

La noche de San Juan celebrada el 23 de Junio, víspera del día de San Juan Bautista, en muchos lugares se realizan fiestas, rituales, hogueras, es una noche mágica.

Es la noche más corta del año, a partir de aquí los días comienzan a disminuir, y con ello las horas de sol.

En esta noche tan especial, fluyen sobre la tierra las fuerzas cósmicas, por eso es muy importante que estemos preparados para hacer nuestras peticiones por medio de alguno de los diversos rituales que existen.

Dentro de los diversos rituales que existen comentaremos alguno de los que más nos gustan.

RITUAL1:

Productos:

1 pergamino

1 vela blanca

1 vela roja

1 vela verde

Incienso de ruda

Ruda (podemos utilizar incienso en grano con ruda)

Aceite de propósito abre caminos

Purpurina

1 piedra mineral (puede ser cuarzo trasparente, blanco, rosa)

Unos granos de trigo

1 bolsita (podemos hacerla de tela)

Instrucciones:

En un pequeño papel escribimos tres cosas que deseamos apartar de nuestra vida, pueden ser personas, enfermedades, vicios…; en el pergamino anotamos tres peticiones o deseos como pueden ser salud, prosperidad, amor, trabajo…

Ungimos la vela blanca, roja y la verde con el aceite de propósito, pensando al hacerlo en nuestros deseos.

En una cazuelita de barro o en un recipiente similar resistente al fuego depositamos la ruda, o el incienso en grano con ruda. (Para encenderlo podemos usar un poco de alcohol de quemar, o un carboncillo de encendido en caso del incienso).

Vamos a formar un pequeño altar con todo. Para ello colocamos una varilla de incienso de ruda al frente, el pergamino con nuestros deseos a la derecha y el otro a la izquierda.

Con las velas vamos a formar un triángulo, colocamos la vela blanca a nuestra derecha, la roja a nuestra izquierda y la verde formando el pico del triángulo, la base del triángulo hacia nosotros y en ella la cazuelita con las hierbas.

Una vez dispuesto todo procedemos a encender las velas, en primer lugar encendemos la vela blanca con una cerilla de madera y recitamos:

Vela blanca, que simbolizas la luz, ilumíname en esta noche de San Juan para que yo encuentre mi camino, aparta de mi las personas que quisieran dañarme, aparta de mi los obstáculos que me impiden ser feliz.

Espolvoreamos sobre la vela blanca un poco de purpurina.

Procedemos al encendido de la vela roja y recitamos:

Vela roja, que simbolizas la fuerza, el coraje, el valor, yo te pido que atraigas hacia mi persona, en esta noche de San Juan, todo lo que tu simbolizas y con ello el amor y la seguridad de conservarlo, que no me falta estimulo ante lo que emprenda.

De nuevo espolvoreamos purpurina sobre esta vela, y encendemos la vela verde diciendo:

Vela verde que simbolizas lo que todo crece, haz que yo tenga prosperidad en el trabajo, mejoras económicas y que mi salud sea vital como el verdor de la naturaleza, que la esperanza albergue en mi corazón, yo te pido en esta noche de San Juan, con gran devoción.

Espolvoreamos la vela verde con purpurina.

Quemamos el pequeño papel que contiene lo que deseamos apartar de nuestra vida, en la cazuelita de barro. El resto de las hierbas que nos sobren vamos a introducirlas en la bolsita, junto con un poco de purpurina, atrayente de la suerte en general, sobre manera en la parte económica, la piedra de cuarzo que es un gran canalizador de energía y nos va a proteger de toda negatividad, el trigo para que no nos falte el alimento, el pergamino con nuestros deseos, pues al estar cerca de los otros componentes, serán más eficaces los resultados y la purpurina que nos trae la suerte en general.

La bolsita hemos de conservarla durante todo el año, una vez pasado este tiempo, la podemos arrojar a un rio o al mar. Las hierbas con la quema las tiramos a la basura. Una vez finalizado el ritual, podemos apagar las velas y conservarlas para hacer peticiones, para todas las cuestiones relacionadas con el amor, encendemos la vela roja, para la salud y el trabajo la verde y para apartar negatividades la blanca, es conveniente ungirlas con aceite cada vez que las encendemos.

RITUAL 2:

Un poco más sencillo que el anterior, debemos escribir en un papel tres cosas que deseamos apartar de nuestra vida, pueden ser enfermedades, vicios, problemas…; en otro papel tres deseos, le añadimos tres hojas de laurel y lo doblamos, se ha de guardar todo el año y de vez en cuando leerlo.

A las doce de la noche del día 23, puede ser una hora antes o una hora después, quemamos el papel de lo que deseamos alejar, si estamos en casa lo podemos depositar en un recipiente y quemarlo con una vela amarilla, si estamos en la hoguera lo depositamos allí para que se queme.

La vela amarilla la debemos de guardar todo el año y cuando tengamos una petición especial la encendemos formulando nuestro deseo y dejamos que este quemando durante media hora.

RITUAL 3:

Productos:

Una vela rosa

Una vela verde

Una bolsita oscura

Purpurina

Un trocito de cinta o cordón rosa y otro verde

Instrucciones:

Alrededor de las doce de la noche de San Juan, puede ser un poco antes o después, encendemos las velas y con el cordón rosa hacemos siete nudos mientras decimos:

Por las fuerzas de esta noche mágica ato el amor hacia mí.

Tomamos la mitad de la purpurina y la arrojamos al aire de modo que parte de ella nos caiga encima. Introducimos en el saquito el cordón con los nudos, un poco de purpurina y una bolita de cera de la vela rosa y recitamos:

¡Símbolos del amor y del poder de esta noche mágica, rellenad mi saquito de amor, para atraer hacia mí el amor que me está destinado, para llenar mi vida de amor y felicidad por el poder de este saquito de San Juan! ¡Qué así sea!

Tomamos el cordón verde y mientras hacemos siete nudos decimos:

Por el poder de esta noche mágica ato el dinero hacia mí.

Introducimos una bolita de cera de la vela verde, el cordón verde y recitamos:

¡Símbolos de la prosperidad de esta mágica noche, atraed hacia mí el trabajo, la felicidad y buena salud!

Podemos introducir en el saquito una moneda dorada y lo guardaremos durante todo el año en nuestra casa.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información